Monsters (2010)

M1

Sinopsis

Hace seis años se descubrió vida extraterrestre en el Sistema Solar. Sin embargo, la sonda de la NASA que regresaba con las muestras se estrelló en México y la mitad del país se ha convertido en una zona “infectada”, una vasta zona en “cuarentena” que está poblada por gigantescas criaturas y vigilada por aire por los militares de USA y México. El reportero fotográfico Andrew Kaulder (Scoot McNairy) se encuentra en San José cuando recibe la orden de recoger a Samantha Wynden (Whitney Able), la hija del dueño de la agencia de noticias donde trabaja, y escoltarla hasta una zona segura de la costa.

Análisis

En nuestra sociedad el cine ha sido uno de esos grandes vehículos transmisores de valores morales, estándares de conducta y tendencias políticas. Esta última característica la ha aprovechado al máximo el cine de monstruos, caracterizado por diseñar criaturas cuyos orígenes se encuentran justificados, comúnmente, sobre una problemática social o política con el fin de hacer una sutil crítica hacia ésta. De hecho, el género surgió en Norteamérica en la década de los ’50 cuando en plena Guerra Fría la preocupación acerca del uso de armas nucleares se convirtió en un tema de atención para los medios de comunicación, al mismo tiempo siendo aprovechado por el cine y la ciencia ficción para crear historias donde una desgracia se desencadenaba debido a un gigantesco monstruo despertado por una bomba atómica o por algún tipo de radiación. Actualmente, las monster movies se enfrentan a unas problemáticas totalmente distintas de las que valerse y Monsters (Monstruos, 2010) es un dramático film que nos muestra cómo ha evolucionado este género cinematográfico.

M2

Hace una semana se contaba en el blog un poco acerca de diez directores que hoy en día se encuentran en Hollywood pero empezaron sus carreras haciendo cine de explotación o cine B (véase “Diez directores hollywoodenses que empezaron en el cine B”), donde se dejó a Gareth Edwards como un bonus para culminar el artículo. Este director, encargado del más reciente remake de Godzilla con el cual logró un rotundo éxito en taquilla y una buena (aunque no excelente) acogida de parte de la crítica, tuvo un inicio bastante humilde con un film hecho con apenas $500.000 USD y un equipo de trabajo de siete personas incluyendo a los actores, donde Edwards hizo de director, guionista, director de fotografía y editor, encargándose de los efectos visuales que le costaron cinco meses de arduo trabajo en su habitación lidiando con Adobe, ZBrush y 3ds Max. En pocas palabras, se sometió al reto de trabajar con un muy bajo presupuesto para dar a luz un esplendoroso cruce entre monster movie y road movie con un nombre bastante sencillo pero de gran significancia: Monsters.

La película se basa en una premisa bastante interesante y muy propia de la ciencia ficción contemporánea: una gran parte de México se encuentra habitada por criaturas gigantescas tras haber sido infectada al estrellarse una sonda de la NASA que traía muestras de vida extraterrestre previamente descubierta en el Sistema Solar. A esto se le suman dos personajes que a partir de su primera aparición en pantalla cargarán sobre sus hombros todo el peso de la historia y llevarán al espectador a recorrer una tremenda variedad de lugares que enriquecen la trama. Estos son Andrew Kaulder, un reportero fotográfico, y Samantha Wynden, la hija del jefe de Andrew, interpretados por Scoot McNairy y Whitney Able respectivamente (quienes están casados en la vida real).

Uno de los grandes retos de hacer una monster movie es enfrentarse a su inquebrantable estructura que consiste en ofrecer suficiente drama humano como para justificar la existencia de la criatura o el monstruo diseñado específicamente para la película. Sin embargo, en este sentido Monsters se atreve a construir una película que toma a los monstruos no como su elemento central sino como historia de segundo plano, convirtiendo a Andrew y a Sam en el punto de partida de la película así como elemento fundamental de ésta. Es irónico, puesto que al ser una película de monstruos, es más humana de lo que parece. Incluso podría considerársele como un drama con toques de romance que sólo utiliza a las criaturas gigantes como excusa argumental, pero eso sí, de aquí hay que enfatizar en dos asuntos muy acertados desde la dirección y el guion de Edwards: el primero es el romance, la química y la tensión sexual entre los dos protagonistas que va aumentando al mismo tiempo que avanza la película (y es una de las más bellas cosas que tiene el film), y el segundo es el trasfondo social de la trama, es decir, la presencia de los monstruos que sirve como una sutil y evidente alegoría acerca de la inmigración ilegal y la percepción que tienen algunos norteamericanos sobre sus vecinos limítrofes del sur.

M3

El mensaje ante el que nos pone Edwards (el cual no es muy difícil de descifrar puesto que él lo introdujo de una manera tan obvia durante todo el film) es simple: le solemos tener miedo a lo desconocido. “Si tú no los molestas, ellos no te molestan a ti. Cuando vienen los aviones de Estados Unidos, las criaturas se enojan, ¿sabes? Son animales salvajes… si se enojan, son muy peligrosos” dice uno de los escoltas de la pareja norteamericana cuando le preguntan si se siente seguro estando en la zona infectada. Y realmente es un diálogo inteligente que nos dice “si a ellos nadie los molesta, ellos no molestarán a nadie”, haciendo referencia al pensamiento de muchos estadounidenses quienes se rehúsan a aceptar personas de distintas nacionalidades en su país simplemente por el miedo que le tienen a que alguien amenace su patria (una idea reforzada por las tendencias conservadoras norteamericanas que suelen etiquetar como “terroristas” a quienes no son, según ellos, “verdaderos americanos”).

Por otro lado, los extraterrestres no provienen del Planeta Tierra, pertenecen al espacio exterior, y en cierto modo nuestros protagonistas también son extraterrestres: están perdidos viajando por un país distinto a su lugar de origen. De esta forma, el director hace que el espectador se enfrente a dos mundos que parecen distintos (el de las criaturas y el de los humanos) pero al final del día tienen más similitudes de las que uno puede imaginarse. Los monstruos son un completo reflejo de los protagonistas; en cierto modo poseen las mismas actitudes y necesidades básicas. Las dos facciones están en busca de algo y al mismo tiempo se temen mutuamente: las criaturas buscan subsistir en este nuevo universo en el que se vieron obligadas a vivir (todo gracias a la intervención de la mano del hombre), esto incluye defenderse de aquellos que buscan perturbar su tranquilidad (los norteamericanos), y los humanos, Andrew y Sam, sólo desean llegar a salvo a sus hogares mientras cruzan por el nuevo “hábitat” de los monstruos.

Cuando esto se le muestra al público, la pregunta que inmediatamente viene al caso es: si estas criaturas que resultaron ser más humanas de lo que parecen (hasta se les podría considerar como un animal exótico), ¿por qué los atacan si ellos no representan una amenaza para la sociedad? ¿Por qué no respetan su “hábitat”? De allí viene el porqué del nombre de la película (o una interpretación de este), compuesto de una sola palabra cargada de una gran fuerza a nivel de narrativa. La palabra Monstruos nos hará pensar que estamos ante un film cargado de acción auspiciada por unos cuántos seres apocalípticos que desatarán el caos alrededor del mundo, pero a medida que transcurre la cinta, ésta le dará una completa sacudida a nuestra cabeza diciéndole algo de gran vigor: los verdaderos Monstruos somos nosotros, los seres humanos.

En conclusión, Monsters es una de las mejores monster movies contemporáneas, un referente para quienes disfruten del género o para los curiosos que desean ver cómo empezó la carrera de Edwards. Lo que no tiene en acción, lo tiene en historia, romance y desarrollo de personajes. Además, es de admirar el arduo trabajo de Edwards en esta película y los excelentes efectos especiales que logró construir él solo.

M4LO MEJOR: La química entre Andrew y Sam, la dramática historia que gira en torno a ellos, los paisajes, los efectos especiales, el trasfondo socio-político de la trama, los toques de road movie y la escena final.

LO PEOR: La escasez de acción que puede hacer que ciertos espectadores desistan de la película debido al ritmo lento que maneja ésta y los risibles carteles de prevención que aparecen a lo largo de la película escritos en un espantoso español.

LA ESCENA: [SPOILER] Andrew y Sam se encuentran en una gasolinera abandonada frente a una de las gigantescas criaturas. Quedan sorprendidos al ver que otra criatura similar se acerca a la primera, teniendo cierto acercamiento sexual y cariñoso con la otra para finalmente retirarse las dos de forma pacífica. Después de vivir ese memorable instante, los protagonistas se dan cuenta que los monstruos son una representación de su libido y llega uno de los momentos más esperados de todo el film: el significativo beso de Andrew y Sam. Finalmente, llega un equipo de militares que los separan para evacuarlos y la película termina en el momento exacto donde inició.

Puntaje

Invasión de Cine B: 4.7 | 5
IMDb: 6.4 | 10

Rotten Tomatoes:

71% | 100%
Metacritic: 63% | 100%

Ficha técnica

Título original:

Monsters

Fecha de lanzamiento:

29 de octubre de 2010 (EE.UU), 3 de diciembre de 2010 (Reino Unido)
Duración: 94 min.
País: Reino Unido
Productora: Vertigo Films
Director: Gareth Edwards
Guión: Gareth Edwards
Fotografía: Gareth Edwards
Música: Jon Hopkins
Reparto: Whitney Able, Scoot McNairy
Presupuesto: USD $500.000
Género: Monster movie/Road movie/Ciencia ficción/Drama/Romance/Cine independiente

Trailer

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s