Ai No Mukidashi (Love Exposure) (2008)

ANM1Sinopsis

Yu es un adolescente que se ha criado en el seno de una familia muy cristiana. Recién ordenado sacerdote, su padre le obliga a confesar sus pecados, que él comete buscando la aprobación paterna. Yu se dedica diligentemente a obrar mal, hasta que sus fotos a hurtadillas de bragas de chicas lo catapultan a la fama. Pero entonces conoce a Yoko y se ve envuelto en una misteriosa secta.

Análisis

En un país donde el melodrama y el drama adolescente son dos de los géneros de mayor consumo dentro de la industria mainstream, siempre hay un espacio para esas películas excepcionales y difíciles de clasificar. Estamos hablando de Japón, país del cine con terroríficas niñas de pelo largo, jóvenes con extrañas parafilias y finales agridulces. Sion Sono es uno de los directores más prolíficos y con un creciente éxito proveniente de esta interesante industria cinematográfica. Ganó notoriedad con su polémica Jisatsu Sākuru (El Club del Suicidio, 2002), una perversa película sobre una serie de suicidios en cadena extendidos por Japón. En 2008 se lanzó hacia lo que podría ser su proyecto más ambicioso: un film que exploraba el amor, el pecado, la religión y el arte de la fotografía upskirt, tomando influencias de géneros como el drama, la comedia negra e incluso el cine de artes marciales de Hong Kong, todo condensado en cuatro horas de metraje bajo el nombre de Ai No Mukidashi (Exposición de Amor). ¿Realmente será ésta la obra maestra de Sion Sono?

ANM2

Yū Honda, un joven proveniente de una familia católica que sueña con encontrar a su María (así denomina a la idealización del amor de su vida) y además, es un experto en la fotografía upskirt; Yōko, una chica que vive confundida y siente un aberrante odio por los hombres tras haber sido abusada psicológicamente por su padre; y Aya, una psicópata bastante sanguinaria que encontró su lugar en La Iglesia Cero, donde hace de líder regional. ¿Qué cosa podría unir estas tres historias? Como lo llama la película, un milagro. O más bien, el milagro.

Ai No Mukidashi gira en torno a la historia de tres nipones cuyas vidas, cada una especial a su manera, se cruzan en el momento donde ocurre el milagro. Y cuando ocurre éste, llega la transformación de este apoteósico film en un revuelto de géneros donde la trama dará tantas vueltas que parecerá que estamos viendo distintas películas mezcladas en una sola. Eso sí, la mezcla es realizada con estilo.

Empezaremos el viaje con una comedia adolescente bastante movida. Luego de la primera hora, la cinta nos traerá drama con algo de gore e influencias del género de acción de Hong Kong. Para la mitad de la segunda hora, ya habremos rozado el género romántico y algo de comedia negra. Y para el resto de película nos tendrán preparada una buena dosis de drama (sin dejar de lado los toques de comedia) que combinada con su clímax, nos dejará el sabor de boca que esperábamos de una película de cuatro horas cuyo ritmo, marcado por una cámara en mano y unos planos cerrados, le facilitó las cosas al espectador y le entregó una memorable historia digna de quedar en la posteridad. O sea, para responder rápidamente la pregunta planteada en el primer párrafo: sí, ésta es la obra maestra de Sion Sono y merece ser tomada como uno de los más grandes referentes de lo que es el cine japonés.

Ahora, para abarcar detalladamente la película, es necesario tomar tres puntos clave que conforman como tal el significado global de ella, las temáticas que ésta trata y el sello que dice “esto fue dirigido por Sion Sono”.

El arte de la fotografía upskirt

ANM3

El upskirt es ese tipo de fotografía donde se pretende capturar la ropa interior de una mujer cuando ésta se encuentra en falda o vestido. Es un arte con bastante demanda que se ha extendido tanto hasta el punto de que distintas famosas han sido víctimas de estas fotografías.

En la película, Yū es un experto del upskirt… ni siquiera un experto, es un maestro. Conoce todas las formas de tomar una buena foto donde la ropa interior quede en el ángulo y el plano deseado. Lo más curioso es que lo hace combinando ciertas habilidades de las artes marciales para lograr sus morbosos objetivos. Esto, en una parte más avanzada del film, lo mete en ciertos problemas. Pero el punto aquí no son los problemas que tiene posteriormente sino el significado y la importancia que tiene para la trama el tema de que nuestro primer protagonista sea un ídolo del upskirt.

Este arte es la fiel y astuta representación del pecado, simbolizado de distintas formas para cada personaje. Yoko peca por ser fácilmente manipulable y dependiente de las personas (contrario a lo que todos imaginarían de ella). Aya fue condicionada por su padre para no pecar pero al mismo tiempo, su concepción de pecado fue modificada y ahora vive con él todo el tiempo. Pero Yū, él no es un pecador. O por lo menos, no nació para serlo. No es capaz de matar ni a una hormiga; por instinto, procura ser amable con la gente; es un ferviente católico y tiene una hoja de vida intachable.

ANM4

En el momento en el que la estabilidad emocional de su padre entra en juego, éste le empieza a pedir que confiese pecados y tras la presión de no tener actos malvados para confesar, se ve en la obligación de cometerlos para satisfacer a su progenitor en el confesionario. De este modo, Yū se ve atraído hacia la fotografía upskirt ya que los curas lo consideran como la cumbre de todos los insultos que se le pueden hacer al Señor.

Acá nos encontramos con una dualidad muy graciosa e irónica: el hijo se convierte en un pecador gracias al padre, quien perdona los pecados que él mismo ha provocado. Al mismo tiempo, es el pecado quién desencadena los hechos de una buena parte de la trama. El milagro no sería el milagro si no hubiese sucedido previamente en la película el pecado. Es como si nos tratasen de decir que el pecado convive con nosotros. Nuestro personaje pecador (Yū) conoce en el punto más “malévolo” de su vida a otras dos pecadoras que, si bien no pertenecen al mundo del upskirt, son tan religiosamente condenables como él.

De este modo, la fotografía upskirt no está allí como un simple elemento argumental, sino también como una representación de la parte más débil de Yū: su vida sexual, su idealización del amor; su María. Es su pecado más grave y refleja la ausencia (y espera) del amor de su vida.

La Iglesia Cero

ANM5

Desde Jisatsu Sākuru, Sion Sono mostraba algo de lo que compone su sello personal como director. Es un crítico de los cultos, los considera como algo que enajena a las personas y las convierte en un tipo de masa muerta. Ai No Mukidashi no es la excepción en cuánto a esto.

La Iglesia Cero, un culto que secuestra familias enteras y se financia con dinero sucio, ya da bastante para decir cuando su líder es una psicópata como Aya. Pero concentrándonos en lo importante de este aspecto argumental, notamos como Sono introduce su crítica a los cultos en esta película (si era su obra maestra, ¿cómo podría no hacerlo?). Pretende mostrarnos en pantalla la uniformidad no sólo en estética sino en pensamiento de los miembros de la Iglesia. Sin necesidad de darle voz a muchos de los personajes inmersos en el culto, nos refleja el proceso de cómo sus miembros pierden su personalidad para convertirse en el desecho de su antiguo yo, de su “yo verdadero” (y esto es, en parte, irónico, en el sentido de que ni Yoko ni el padre de Yū han encontrado su verdadero yo).

Lo que Sono nos quiere decir, básicamente, es: “aléjense de los cultos si no quieren convertirse en un grupo de estúpidos sin cabeza”. Además… ha de existir una razón por la que la Iglesia Cero es la organización antagonista de la película, ¿no?

María y Sasori

ANM6

Este es el punto más emocionante de todo el film: la idealización del amor. La forma en la que la película lidia con el romance no es precisamente lo que esperaría el público en general. Aquí el amor no se ve mediante besos, caricias y sonrisas, sino mediante sufrimiento, luchas personales y retazos de lo que cada uno interpreta como “amor”.

Para Aya, el amor no va más allá del sentir el pecado original. Pero para los otros dos protagonistas del film, el amor se convierte en algo más interesante. Por un lado tenemos a la impulsiva e inestablemente emocional Yoko, que siguiendo la línea de su personalidad llena de confusiones, piensa que es lesbiana al besar a Sasori, una “elegante mujer” que le ayuda a luchar contra un grupo de bandidos y que resulta ser en realidad Yū vestido de mujer (tranquilos que esto lo sabremos previamente en la película, no hemos spoileado nada todavía). De este modo, Sasori se convierte en lo más cercano al soñado amor de la vida de Yoko sin que ésta sepa que su idealización del amor no es más que eso, una idea, puesto que Sasori no existe.

Por otro lado, tenemos a Yū en busca de su María. Cuando él era un niño, su madre le dijo que encontrara a una mujer como la Virgen María y se casara con ella. Se convirtió en una promesa. Así, Yū vive con el sueño de que ese ídolo de piedra presente en la iglesia de su padre, se materialice en forma de la mujer que lo amará por el resto de su vida. Sumado a esto, nuestro agradable protagonista tiene un curioso método con el que detectará quién es su María: sólo tendrá una erección con aquella mujer que sea la indicada. De esta forma, Yū posee una idea del amor que no está presente en su vida (incluso después de que conoce a su María) y la lucha constante por convertir esa idealización en algo real es uno de los desencadenantes de todos los sucesos que atraviesa él a lo largo de la película (incluyendo el convertirse en un experto fotógrafo upskirt).

El amor es una constante lucha a la que, tanto los personajes como el público, están expuestos a lo largo de todo el film. Es más una cinta sobre el amor soñado que el romance cliché que nos ofrecen los blockbusters hollywoodenses.

Así pues, sólo queda mencionar que Ai No Mukidashi es una cinta obligada para aquellos interesados en el cine japonés y la industria alternativa generada en dicho país. Sion Sono hizo gala de su renombre como director y nos entregó lo que es su definitiva obra maestra. Eso sí, si desean ver la película prepárense mentalmente, compren comida y procuren tener un baño cerca, puesto que deberán estar aferrados a la pantalla durante cuatro horas (las cuales, a decir verdad, se van más rápido de lo que uno se imagina).

ANM7LO MEJOR: El manejo de la cámara, la trama, las temáticas que aborda, el increíble desarrollo de cada personaje, el soundtrack (adecuado con base a la personalidad de cada protagonista), la percepción del amor que posee la película y los sangrientos momentos de acción.

LO PEOR: En el momento en el que se cruzan las historias, la película se convierte por unos instantes en un poco redundante.

LA ESCENA: [SPOILER] Yū se encuentra internado en un hospital mental ya que confunde su personalidad con la de Sasori. Yoko, al darse cuenta que la única persona que la amó sinceramente todo el tiempo fue Yū, lo visita con el fin de recordarle quién es él en realidad. A pesar de que Yū, transformado en Sasori, se rehúsa a creer en las palabras de Yoko, logra recordarlo todo al ver por casualidad su propia ingle (puesto que esto le recuerda las épocas de la fotografía upskirt). Ahora Yū es el mismo de antes y escapa del hospital para ir tras Yoko, quien fue expulsada por la policía. Ella logra hacer que el carro en el que la llevan pierda el control, para que finalmente Yū rompa una ventana, la mire con una sonrisa y le estreche la mano. La belleza del momento reside en que esta es la única escena de verdadero amor en todo el film. Es un final bastante satisfactorio.

Puntaje

Invasión de Cine B: 5 | 5
IMDb: 8.2 | 10

Rotten Tomatoes:

90% | 100%
Metacritic: 75% | 100%

Ficha técnica

Título original:

Ai No Mukidashi

Fecha de lanzamiento:

29 de noviembre de 2008
Duración: 237 min.
País: Japón
Productora: Omega Project
Director: Sion Sono
Guión: Sion Sono
Fotografía: Sōhei Tanikawa
Música: Tomohide Harada
Reparto: Takahiro Nishijima, Hikari Mitsushima, Sakura Ando, Makiko Watanabe, Atsuro Watabe
Género: Drama/Comedia/Comedia negra/Romance/Cine independiente

Trailer

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s