Super (2010)

S1Sinopsis

Al ver cómo su mujer cae bajo la influencia de un traficante de drogas, un hombre normal decide transformarse en Crimson Bolt, un superhéroe con las mejores intenciones, pero sin ninguna habilidad especial.

Crítica

S2

Encuentro a la premisa de ‘persona del común que decide convertirse en un superhéroe’ como un tópico fascinante. Le permite a los cineastas reinventar el universo del cine de superhéroes, restarle a los grandes efectos y poderes inimaginables y aprovecharlo todo desde un enfoque más realista que, por lo general, viene acompañado de un acercamiento más oscuro al género, mostrando que en la vida real ponerse un traje de spandex y combatir el crimen trae consigo graves consecuencias.

Aquí entra Super, una película de bajo presupuesto escrita y dirigida por James Gunn (director por el que los fans del cine B deberíamos sentirnos orgullosos gracias a su ascenso a Hollywood después de haber aprendido todo lo que sabe en la Troma Entertainment y trabajar con este tipo de cine durante muchos años) con un genial elenco liderado por Rainn Wilson (Dwight en la serie The Office), a quien acompañan Ellen Page (Juno, Hard Candy), Liv Tyler (hija de Steven Tyler conocida por sus papeles en Lord of the Rings y The Strangers) y Kevin Bacon (que no necesita referencias).

Wilson interpreta a Frank, un hombre a punto de sufrir un colapso nervioso cuando su esposa lo deja por un traficante de drogas llamado Jacques. Desde el inicio, se nos plantea la clase de perdedor que es nuestro protagonista. Él nos cuenta que sólo ha tenido dos momentos felices en su vida: su casamiento y una casualidad que lo llevó a indicar a un policía hacia dónde se dirigía un ladrón. Nada más.

Super no podrá tratarse de un héroe con habilidades más que humanas, pero nos muestra qué es lo que puede motivar a un hombre a intentar convertirse en ‘súper’. Frank vive en medio del desespero, la frustración y la soledad, y lo único que lo aferraba a eso de tener un propósito en la vida era Sarah, su prometida. Así que entra en juego el tema pasional, el deseo de vengarse de Jacques y una supuesta señal que Dios le envía; los tres factores que lo llevan a convertirse en Crimson Bolt.

La dinámica que continúa en la película a partir del primer momento en el que Frank se pone la máscara es estupenda. Gunn nos permite ver los achaques de ser un superhéroe de la vida real mediante unas situaciones que en ciertos momentos nos harán sentir asco, en otros nos provocará risas e incluso puede que nos haga sentir las dos cosas al mismo tiempo. Todo mejora cuando la trama le empieza a dar importancia a la compañera, la sidekick de Crimson Bolt, Bolty (con Page luciéndose totalmente en ese papel). La pareja posee una química enorme en pantalla, aun cuando sus motivaciones para ser vigilantes contra el crimen son tan distintas. Este dúo funciona precisamente por eso: mientras Frank está en medio de una vendetta personal, Libby (Bolty) simplemente está fascinada por el éxtasis que le produce la idea de lucir como un superhéroe. Es una yuxtaposición de sentimientos, un encuentro entre una lucha personal y una cruzada desinteresada.

S3

No obstante, el elemento que hace triunfante a Super no es la parte heroica que se viste con trajes hechos a mano, sino su forma de contarnos algo íntimo. Este tono tan personal que posee es notable hasta en su uso de las técnicas del cinéma vérité para transmitirnos el difícil momento por el que está pasando Frank. Nos podemos dar cuenta de que, técnicamente, esto podría entrar en la categoría de cine de superhéroes, pero al final del día se trata de un drama sobre un hombre en medio de una búsqueda espiritual que se ve reflejada a través del disfraz de un superhéroe. El traje es una forma en la que el protagonista lidia con su dolor y muestra lo mal que se encuentra emocional y psicológicamente, es la única esperanza que posee en su vida. Podemos tener muchos momentos graciosos en la película pero si la analizamos en su conjunto, es básicamente una historia triste con un protagonista que se encuentra muy mal de la cabeza.

Entiendo que muchos han comparado a Super con Kick-Ass, una de las películas más famosas en este subgénero de los superhéroes de la vida real. Con una temática similar, los paralelos son inevitables pero la película de Gunn difiere enormemente de lo planteado en la adaptación cinematográfica del comic de Mark Millar y John Romita Jr. No sólo su premisa y las motivaciones de los protagonistas son distintas, sino que el carácter y la estética de Super se aleja de lo que nos mostró Kick-Ass. Inclusive, y sin desmeritar lo que logró el film de Matthew Vaughn, uno desearía que él se hubiese atrevido a manejar un tono tan gamberro como el de Super, en especial cuando el material de origen lo ameritaba.

Ya dejando de lado la comparación, esta cinta de clase B merece más atención. No hay que indagar mucho en el film para darse cuenta del cariño con el que el mismo director de Guardians of the Galaxy (2014) escribió estos personajes tan carismáticos o la pasión puesta al rodar el film. Gunn es como un niño que conoce por primera vez el parque de diversiones: siente esa misma energía todo el tiempo y en cada escena de Super es posible notarla. No es una película perfecta y hará que muchos espectadores decidan crucificarla con cierta decisión que toma cerca del final. Tampoco es apta para todos, teniendo en cuenta su estilo de comedia y la sorprendente cantidad de violencia y sangre. No obstante, es una divertidísima experiencia que se las arregla para hacernos reír y estremecer en partes iguales y hasta, muy posiblemente, sacarnos una lágrima.

“Shut up, crime!”

S4LO MEJOR: El drama personal de Frank y la extrema simpatía que posee Libby

LO PEOR: Cierta decisión cerca del final de la película que puede dividir bastante al público

LA FRASE: “¡No se mete en las filas! ¡No se venden drogas! ¡No se abusa de niños pequeños! ¡No se saca tajada de la miseria de los demás! Las reglas se establecieron hace mucho tiempo. ¡No cambian!”

LA ESCENA: Crimson Bolt demuestra que alguien no puede simplemente colarse en una fila sin esperar consecuencias.

Puntaje

Invasión de Cine B: 4.5 | 5
IMDb: 6.8 | 10

Rotten Tomatoes:

48% | 100%
Metacritic: 50% | 100%

Ficha técnica

Título original:

Super

Fecha de lanzamiento:

12 de septiembre de 2010
Duración: 96 min.
País: Estados Unidos
Productora: This is that, HanWay Films, Ambush Entertainment
Director: James Gunn
Guion: James Gunn
Fotografía: Steve Gainer
Música: Tyler Bates
Reparto: Rainn Wilson, Ellen Page, Liv Tyler, Kevin Bacon, Nathan Fillion, Michael Rooker, Gregg Henry
Presupuesto: USD $2.500.000
Género: Comedia negra/Drama/Cine de superhéroes/Serie B

Tráiler

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s