¿Qué es el cine B y de explotación?

¿Qué es el cine B?

Mucho se ha hablado sobre el cine B en distintas páginas y blogs que podremos encontrar en la web, así que a continuación hablaré brevemente sobre este género y contaré un poco sobre cómo se originó.

El cine B (“B movie” en inglés) es un tipo de cine creado con bajo presupuesto, actores poco conocidos (o a veces estrellas las cuales su carrera ha caído en picada), pobre en guión, dirección y efectos especiales pero rico en creatividad. A diferencia del pensamiento hollywoodense donde se cree que hacer buen cine es invertir cantidades enormes de dinero y añadir CGI por montones, el cine B es la muestra viva de que no se necesita contar con el equipo técnico y humano más experimentado o el más enorme presupuesto para crear un buen film, o por lo menos, uno entretenido. Cat People (La Mujer Pantera, 1942) de Jacques Tourneur, Creature from the Black Lagoon (El Monstruo de la Laguna Negra, 1954) de Jack Arnold o Attack of the 50 Ft. Woman (El Ataque de la Mujer de 50 Pies, 1958) de Nathan H. Juran son clásicos ejemplos de lo que significa una película de clase B. También existen otras corrientes surgidas a partir de este género, como el cine Z, que cuenta con un presupuesto aun más pobre y una producción más deplorable, o el cine C, que básicamente es cine B hecho para la televisión.

D1

Volviendo al cine B, éste nace en medio de la Gran Depresión, la peor crisis económica de Estados Unidos, que inició con el Crack de la Bolsa de Nueva York en 1929 y se extendió hasta finales de la década de los ’30 e inicios de los ’40. Debido a esta crisis, gran parte de los 23.000 cine teatros que existían en 1930 debieron cerrar sus puertas, así que el resto empezó a generar estrategias para atraer más audiencia, las cuales iban desde bajar sus precios considerablemente hasta ofrecer shows de vodevil como parte del espectáculo. Sin embargo, no funcionaron durante mucho tiempo estas tácticas, hasta que finalmente apareció el negocio más rentable para el cine de la época mencionada: presentar dos películas por el precio de una.

De este modo, se mostraba una película “A” que era la función central y contaba con actores de primera, un director reconocido, un buen presupuesto, una historia sólida, y una película “B” de menor impacto que tenía una duración más corta, actores novatos, un guión menos trabajado y un presupuesto reducido. Normalmente esta cinta “B” se hacía bajo géneros como el gangsteril, el western, el terror, la ciencia-ficción e incluso el noir. De hecho, el cine B fue el lugar de origen para que estos géneros se desarrollaran y se abrieran paso años después en Hollywood debido a que muchos directores y actores migraron a la serie B ya que, al ser tan barata y fácil de hacer, no requería un gran riesgo monetario producirla, haciendo que este cine se volviera el campo de entrenamiento para muchos y la puerta de entrada a nuevos géneros y temáticas.

D2A pesar de lo baratas y pobres que eran tuvieron una excelente acogida, sobre todo en el público más joven, provocando que muchas de estas películas incluso superaran las supuestas “súper-producciones” de Hollywood. Obviamente esto causó una mayor demanda de películas de clase B (aproximadamente el 75% de películas hechas en 1930 son consideradas clase B) y con el pasar de los años se siguió impulsando este tipo de cine, aun más con el nacimiento de lo que se conoció popularmente como el “Poverty Row” (“hilera de la pobreza”), un término acuñado a las productoras de bajo presupuesto como Grand National, Republic Pictures, Monogram Pictures o Producers Releasing Corporation y que no se hallaban dentro de las “Cinco Grandes” (Metro-Goldwyn-Mayer, Paramount Pictures, 20th Century Fox, Warner Bros., RKO Pictures). Irónicamente, este cine “pobre” y de “baja calidad” en el que ni siquiera los críticos se fijaban (es más, usaban el término “cine B” de forma despectiva), terminó dominando gran parte del mercado cinéfilo, tanto así que algunos teatros preferían romper el antiguo esquema de doble función y en vez de presentar una película “A” y una “B”, presentaban dos “B” por dos motivos: primero, porque si la demanda de cine B era enorme eso significaba una mayor clientela, y segundo, las tarifas de alquiler de las películas “B” solían ser cifras fijas, con porcentajes muy bajos, de manera que los gastos para el cine-teatro eran menores. Esto causó que algunas de las “Cinco Grandes” se interesaran en producir algunos films de clase B, en especial RKO Pictures.

Finalmente, en la década de los ’50, todas estas compañías dejaron de producir cine B y las productoras que quedaban de la “Poverty Row” fueron absorbidas por estudios mayores. No obstante, hubo cierto apogeo de la serie B, en especial gracias a las midnight movies (“películas de medianoche”), films que pasaban por televisión a la medianoche debido a sus contenidos inapropiados, y los autocines, donde solían presentar, en horarios nocturnos, películas de terror o de explotación. Y es aquí, iniciando los ’60, donde empezamos a hablar de explotación como tal.

¿Qué es el cine de explotación?

Antes que nada, es necesario aclarar que no todas las películas de explotación son clase B, así como no todas las B son explotación. También es indispensable hacer énfasis en que el término “cine de explotación” es una etiqueta informal y a pesar de que obedece a un género con gran cantidad de corrientes y un gigantesco impacto social, ha sido vagamente definido y no posee una concepción formal como la tienen otros géneros.

El cine de explotación (también conocido como “grindhouse film” o “grindhouse picture” debido a los teatros grindhouse que emergieron en los ’60 donde presentaban dos, tres y hasta toda una noche de películas de explotación) es un tipo de cine de bajo presupuesto que suele tener un contenido altamente polémico, debido a que su objetivo principal reside en explotar un tema en específico sin méritos artísticos o trascendentales, sino por simple entretenimiento y sensacionalismo.

D3El contenido de una película de explotación no suele encasillarse en un sólo género o tema, no obstante abordan, en especial, temáticas tabú y problemáticas sociales. A veces se suele considerar que lo realmente definitorio sobre si un film es de explotación o no va más arraigado hacia lo que el espectador ve que hacia el contenido de la película como tal. A diferencia de otros géneros cinematográficos que cuando hacen uso de una problemática como tema central del argumento lo desarrollan de manera que el film deje una “moraleja”, por llamarla de este modo, las películas de explotación, más que mostrar las consecuencias de cierta cuestión social, busca satirizar y explotar el tema de tal forma que, incluso, parezca que la cinta celebra el hecho de que exista esa problemática a pesar de que al mismo tiempo la está criticando.

La historia de este controvertido género se divide en dos períodos: el clásico, que va hasta los años ’60 y el moderno, que continúa desarrollandose en la actualidad. Acerca del período clásico no hay mucho que comentar, sólo que se caracterizó por películas que evadieron de manera astuta las rigurosas leyes de censura cinematográfica, alegando que eran films hechos con fines “educativos”. Las películas de este período, por lo general, estaban enfocadas hacia el abuso de drogas y el sexo prematrimonial. Por ejemplo, She Shoulda Said No! (¡Ella Debería Haber Dicho que No!, 1949) cuenta la historia de una chica llamada Anne que, tras probar la marihuana, empieza a consumirla con más frecuencia hasta el punto en que termina vendiéndola y se convierte en una promiscua sexual. Esta es una clásica muestra de los moralistas films de explotación del período clásico.

El periodo moderno se remonta hacia los años ’60 y ’70, donde se produjo una cantidad considerable de cintas de explotación gracias a la libertad cinematográfica que ofrecían las normas de censura de la época tanto en Estados Unidos como en Europa. La MPAA (Asociación Cinematográfica de Estados Unidos) pretendía mantener una imagen “limpia” de Hollywood, así que las productoras de explotación comenzaron a operar fuera de ese circuito ganando polémica gracias a las juntas de censura que condenaban muchos de estos films, polémica que era muy bien recibida por parte de los productores de explotación ya que lo consideraban una forma de publicidad. Es más, la publicidad de estas películas se basaba en la controversia, la exageración, el sensacionalismo y el morbo.

Finalmente, un excesivo número de corrientes surgidas a partir del boom del cine de explotación tuvieron su auge en distintas décadas. Entre las más notorias están:

  • Blaxploitation: género nacido en los años ’70 y enfocado en sus inicios hacia la población negra pero con el pasar de los años fue superando esas barreras étnicas. Explota los estereotipos relacionados con la cultura afroamericana setentera y utiliza canciones de funk, soul y jazz como banda sonora. Algunos ejemplos son: Sweet Sweetback’s Baadasssss Song (1971), Black Caesar (El Padrino de Harlem, 1973), Blacula (Drácula Negro, 1972) y Foxy Brown (1974)
  • Giallo: precursor del género slasher. Se centraba generalmente en un misterioso asesino que vestía sombrero, máscara y guantes al cual se le revelaba su identidad para el final del film. A diferencia del thriller común y corriente, el giallo combina suspenso con escenas altamente violentas saturadas de gore y un estilo propio de cámara donde predominan tomas subjetivas del asesino. Algunas películas correspondientes a esta categoría son: Profondo Rosso (Rojo Oscuro, 1975), L’uccello Dalle Piume di Cristallo (El Pájaro de las Plumas de Cristal, 1970), Una Sull’altra (Una Historia Perversa, 1969) y La Ragazza che Sapeva Troppo (La Muchacha que Sabía Demasiado, 1963), considerada el primer giallo.
  • Mockbusters: llamados en ocasiones remakesploitations. Se caracterizan porque parodian, tanto en publicidad como en argumento, películas hollywoodenses creadas por las grandes productoras. Además de parodiar, suelen guardar una doble intención que es la de engañar al consumidor para que compre el título incorrecto (fenómeno propagado por los famosos vendedores de películas piratas que ofrecen secuelas que oficialmente no han lanzado cuando en realidad se trata de un mockbuster), aprovechándose de las súper producciones para generar sus propias ganancias. Actualmente, la productora The Asylum ha impulsado enormemente este género. Los ejemplos más conocidos son: Transmorphers (2007), parodia de Transformers; Snakes on a Train (Serpientes en el Tren, 2006), parodia de Snakes on a Plane (Serpientes en el Avión); I Am Omega (Soy Omega, 2007), parodia de I Am Legend (Soy Leyenda); Titanic 2 (2010), parodia y secuela no oficial de Titanic (1997).
  • Monster movies: es uno de los géneros más representativos del cine en general. Originado en los años ’50, las monster movies se enfocan en un animal o grupo de animales más grandes y agresivos que los de su especie. El típico argumento de uno de estos films consiste en la supervivencia y lucha de los seres humanos contra un animal convertido en un monstruo debido a que fue manipulado genéticamente o también el combate contra criaturas prehistóricas despertadas por bombardeos atómicos. Algunos famosos ejemplos son: Godzilla (1954), Tarantula (1955), King Kong (1933) y Them! (La Humanidad en Peligro, 1954).
  • Nazi exploitation: también llamado “nazisploitation” o conocido en Italia como “il sadiconazista”. Son películas ambientadas en la Segunda Guerra Mundial y en las que se ven nazis torturando (sexualmente en la mayoría de casos) prisioneros. Explotan temáticas como el nazismo, el sexo, el sadismo, el gore y la degradación humana. También es un género muy relacionado con el sexploitation, el cual se enfoca en el nudismo femenino y en escenas de sexo más explícitas que las mostradas en Hollywood. Varios films pertenecientes a esta corriente son: L’ultima Orgia del III Reich (La Última Orgía de la Gestapo, 1977), La Bestia in Calore (La Bestia en Calor, 1977), SS Experiment Camp (1976) y el que definió el arquetipo del nazisploitation, Ilsa, She Wolf of the SS (Ilsa, la Loba de las SS, 1975).
  • Spaghetti Western: también conocido como western italiano. Es un género popularizado en los ’60 y que se diferencia del western americano por su cantidad de violencia y sus inmorales temáticas, las cuales diferían del arquetipo creado por Hollywood el cual estaba dirigido para una audiencia, en su mayoría, conservadora. Los ejemplos más representativos son: Django (1966), Il Grande Silenzio (El Gran Silencio, 1968), Per un Pugno di Dollari (Por un Puñado de Dólares, 1964) y Il Buono, Il Brutto, Il Cattivo (El Bueno, el Malo y el Feo, 1966)
  • Splatter films o gore films: a veces se les llama “porno-tortura”. Surge como un subgénero del terror pero difiere de éste en que se concentra más en mostrar ante pantalla violencia gráfica y mucha sangre sin tapujos. Pretende mostrar la vulnerabilidad del cuerpo humano y la representación gráfica de la mutilación. Como consecuencia de esta corriente, surgió en los años ’80 una nueva categoría llamada splatstick, que combinaba los elementos gore del género splatter con componentes humorísticos propios del slapstick (subgénero de la comedia que se enfoca en muestras exageradas de violencia que no repercuten en un dolor físico real, como por ejemplo, Los Tres Chiflados). Unos cuantos ejemplos son: Night of the Living Dead (La Noche de los Muertos Vivientes, 1968), Two Thousand Maniacs! (2000 Maníacos, 1964), Bad Taste (Mal Gusto, 1987) y Evil Dead (El Despertar del Diablo, 1981).

D4


Webgrafía

Posters extraídos de

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s